Circular 1/2016La Fiscalía General del Estado, en su reciente circular 1-2016, interpreta la reforma del código penal en lo relativo a la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Con su interpretación define las líneas maestras que guiarán la actuación de los fiscales en este ámbito.

Como bien sabes, MARCA FRANCA ha desarrollado un modelo propio de implantación y gestión continuada de los programas de cumplimiento corporativo de las empresas (Sistema Informatizado de Gestión del Cumplimiento, SIGC), elaborado a partir de las características específicas de cada organización y en íntima colaboración con sus equipos directivos. Un modelo, en el que se combinan las tradicionales regulaciones normativas con un novedoso sistema de evaluación de áreas de riesgo y de trazabilidad de las decisiones, que permite implantar «alertas tempranas», capturar evidencias y acotar de manera segura ámbitos de responsabilidad en el interior de cada organización. De este modo, se supera la mera implantación documental y se configura, gracias a las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), una herramienta tecnológica vincula a la operativa de la empresa, lo que nos permite no sólo la prevención sino también la detección de las conductas ilícitas. Además, nuestro sistema de gestión informatizada del cumplimiento evoluciona con la actividad empresarial, actualizándose y registrando cada cambio que se produce en la empresa así como en la normativa que le es de aplicación.

La citada circular avala plenamente la solución integral ofrecida por MARCA FRANCA. Señala la Fiscalía General del Estado que «la mera adopción de estos modelos, que profusamente ofrece el mercado especializado,» no pueden constituir «un salvoconducto para la impunidad de la persona jurídica». Antes bien, «los modelos de organización y gestión no sólo tienen por objeto evitar la sanción penal de la empresa sino promover una verdadera cultura ética empresarial», por lo que «la clave para valorar su verdadera eficacia no radica tanto en la existencia de un programa de prevención sino en la importancia que tiene en la toma de decisiones de sus dirigentes y empleados y en qué medida es una verdadera expresión de su cultura de cumplimiento» (págs. 51 y 52).

MARCA FRANCA establece en tu empresa los procedimientos de adopción de decisiones en áreas de riesgo, y puede acreditar en sede administrativa o judicial que se están aplicando de forma eficiente y continuada, constatando, así, el compromiso permanente de la organización y la existencia cierta de esa cultura del cumplimiento.

Recuerda, asimismo, la Fiscalía General del Estado que «cualquier programa eficaz depende del inequívoco compromiso y apoyo de la alta dirección de la compañía. El comportamiento y la implicación del Consejo de Administración y de los principales ejecutivos son claves para trasladar una cultura del cumplimiento al resto de la compañía», por tanto, «la,responsabilidad de la sociedad no puede ser la misma si el delito lo comete unos de sus administradores o un altos directivo que si lo comete un empleado».

Abundando en esta dirección, advierte que «si bien la detención de delitos no está expresamente incluida en la enunciación ni en los requisitos de los modelos de organización y gestión, forma parte, junto con la prevención, de su contenido esencial. Teniendo en cuenta que cualquier programa de prevención, por eficaz que sea, aportará un cierto riesgo residual de comisión de delitos, la capacidad de detención de los incumplimientos lucirá como un elemento sustancial de la validez del modelo. En consecuencia, los Sres. fiscales concederán especial valor al descubrimiento de delitos por la propia corporación»(…). La compañía podrá acreditar que, aun fallido en el caso concreto, el modelo ha funcionado eficazmente en anteriores ocasiones» (pág. 54). Y añade: «no ofrece duda que es la propia empresa quien tiene los recursos y la posibilidad de acreditar que, pese a la comisión del delito, su programa era eficaz y cumplía los estándares exigidos legalmente» poniendo a disposición de la justicia «los protocolos o procedimientos de formación de la voluntad o de la adopción y ejecución de decisiones de la persona jurídica«.

MARCA FRANCA, a petición de sus clientes, puede comparecer como un tercero ante la Fiscalía, el juez o una Administración Pública (sobre todo en el caso de graves sanciones administrativas) y aportar las información y los datos requeridos para acreditar la realidad de su cultura del cumplimiento en los términos que exige la Circular, colaborando de este modo con la empresa y con la acción de la justicia.

En Marca Franca entendemos, al igual que la Fiscalía, que no se trata de certificar la bondad de los procedimientos de forma estandarizada, sino en acreditar la integridad de los datos que se obtienen de las decisiones individualizadas de cada uno de los actores de la empresa. Solo así el plan de cumplimiento se convierte en expresión del compromiso ético de la empresa y se alcanza el doble fin de proteger a la persona jurídica y de colaborar eficientemente con la justicia.

Nota adicional: El texto completo de la circular de la fiscalía se puede descargar en este enlace